Nicola Convertino: “No se puede hablar mal de Cuba si se menciona al arte”

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Por: Thalía Fuentes Puebla, Andy Jorge Blanco

A La Habana, Ciudad Creativa de la Música, llegó el San Remo Music Awards (SRMA) 2022, un certamen que busca talentos y ofrece oportunidades. El prestigioso concurso italiano, con presencia en diferentes países, tocó las puertas a la isla de la música y de esta manera llega por primera vez a Iberoamérica. Con el empresario Nicola Convertino, director de la marca SRMA, conversamos en exclusiva para Cubadebate.

-¿Por qué Cuba?

“Siempre he admirado las sonoridades cubanas y brasileñas. Soy percusionista contemporáneo y en la forma de hacer música de ambos países las percusiones son importantes. Siempre me ha encantado estudiar los ritmos afrocubanos y, a partir de ese conocimiento, buscar las diferencias con el pop y la música europea que normalmente se escucha.

“La cultura cubana representa a la mayor de las Antillas a nivel internacional, principalmente desde el punto de vista musical. Pese a ser pequeña, se identifica a Cuba en el mundo entero, aun cuando existen territorios más grandes con los que no ocurre lo mismo.

“No se puede hablar mal de Cuba si se menciona al arte. Se reconoce la fuerza del país y todo lo que ha logrado al convertirse en un centro cultural de referencia. Todos los grandes artistas sueñan con venir a tocar en la isla. Lo han hecho muchos, por ejemplo, Lorenzo Jovanotti en el Concierto Paz sin Fronteras en el 2009. Vienen sin cobrar porque se les olvida la parte comercial cuando se habla de Cuba.

“Este país tiene una magia interesante que va más allá del mercado. Quizás despierta la conciencia artística de los músicos, literatos, cineastas, actores…

“Por estos motivos, La Habana era el lugar ideal para lanzar el San Remo Music Awards por primera vez en Iberoamérica. México, por su parte, es una plataforma importante a nivel comercial, porque si quieres tener éxito en la región tienes que pasar por ese país. Hemos creado un puente en Latinoamérica: México en el ámbito comercial y Cuba por la parte cultural y sentimental”.

-¿Cuáles son sus consideraciones sobre el talento musical en Cuba?

“No menciono a las grandes figuras del panorama sonoro de la isla porque su carrera habla por ellas. Pero, entre los muchachos que se presentaron en el certamen hay un talento extraordinario. Increíbles voces, excelentes interpretaciones. Si mencionamos un defecto entre los participantes en el concurso es que algunos tienen que aprender más a curar su imagen. Desafortunadamente, el mundo está yendo hacia eso.

“En la industria de la música es importante la imagen, a veces más que la calidad vocal. Espero que aquellos que en Cuba tienen talento no descuiden su voz, pero puedan trabajar en su imagen y proyección escénica”.

-¿Qué cree de esta edición del SRMA Cuba?

“No tengo quejas; ha sido estelar. Normalmente cuando se presenta un evento así las organizaciones son muy peculiares en cada país. En Cuba se cumplió lo pactado y mucho más: encontré calor, solidaridad, cariño y contacto humano. Se creó una simbiosis entre los trabajadores del staff y la parte italiana”.

Si preguntas a Convertino cómo ha manejado en el San Remo Music Awards la parte comercial versus la calidad interpretativa de los participantes, asegura que aunque es normal que exista lo comercial, cuando descubres a un nuevo talento ese aspecto pasa a un segundo plano.

“Michael Jackson era un genio, igual que Michael Bolton, Barbra Streisand. La parte comercial es una consecuencia. Es obligatoria porque hay que crear atención”.

Según el empresario, si no se atraen las miradas entonces se pierde la fuerza que se está haciendo por visibilizar a los talentos. Precisamente, la atención se capta adornando el festival con artistas reconocidos que convoquen a la prensa y al público. Entonces, se monta una fiesta alrededor de lo que verdaderamente es el corazón pulsante del evento: la búsqueda del talento.

Fuente: Cubadebate

Explorar más